Creatividad responsable

Este martes asistí a una comida de empresa, que se celebró en la Universidad de Deusto. Eramos casi 100 personas entre directivos, secretarias, comerciales, mis compañeros y yo.

Hablaba el presidente de la corporación, finlandés para más señas y su discurso me ha inspirado para este post.

Os costaré que la empresa se dedica, entre otros menesteres, a construir grandes infraestructuras por todo el mundo e invertir en el desarrollo de energías renovables y sostenibles. Y allí estaba yo, aprovechando el discurso y empapándome de nuevas buenas ideas. A veces me distraía algún comensal que demandaba agua o un poco de café. Sí, claro, yo estaba disfrazado de camarero y hasta he cobrado por ello.

Pero ese buen hombre, de hablar pausado y firme, me hizo replantearme métodos de acción creativa al hablar de su visita al metro de Bilbao. Visitó la sala de mandos y aguantó la verborrea orgullosa del técnico sobre las maravillosas instalaciones, sistemas informáticos, controles de riesgo, y tal y tal…. Luego él le preguntó: “disculpe, y ¿qué valores de sostenibilidad  e impacto social están manejando?….. joder, pues resulta que los trenes cuando frenan acumulan energía que se vuelca en la red de metro-bilbao, pero ¿impacto social?… ¡vaya con la pregunta!…. ese buen hombre quería saber si se tuvo en cuenta el impacto en la sociedad. Asombroso. Los técnicos y demás responsables que estaban mostrando las instalaciones llevaban en sus cabezas cifras, medidas de peso, beneficios anuales…. pero de impacto social nada.

creatividad-responsable

Esta empresa cuando acomete un proyecto, respeta el medio ambiente y piensa en la repercusión social, en como afectará a la vida de quien se cruce con su creación. Intentan que sea social, ambiental y económicamente sostenible, sabiendo que eso repercutirá en ellos y en los proyectos de otras empresas. También asombroso, ” en otras empresas”.

Así es, queridos lectores, que a partir de ahora practicaré la creatividad responsablepues somos capaces de crear algo que no existía y que hará que otros se inspiren mañana o dentro de veinte años. Puede que cree tendencia y provoque el nacimiento de algo más grande. Un efecto mariposa muy poderoso, ¿no os parece?.

Seamos conscientes de que lo creado es susceptible de tocar otras vidas, afectar y cambiar otros procesos creativos, trascender a nosotros mismos. Os invito a pensar en ello e incluirlo entre los pasos previos de vuestro proceso creativo.

 Asenjo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *