El riguroso directo del creativo

Si creas con un fin, te debes a ese punto, te atas a esa norma, tu senda empieza aquí y acaba allí, eres esclavo desde el principio, tienes que deformarte hasta llegar a ser eso.

Parece inexorable y es por eso que debes elegir cuidadosamente tus expectativas.

riguroso-directo

Un buen proceso creativo huele a riguroso directo, es actuar y después pensar; dar rienda suelta a los sentidos y la capacidad de respuesta cognitiva, es adorar el sinsentido, luchar entre fieras, ser una de ellas.

Te hablo de una llamada a  gritos, un deseo que quiero compartir contigo. El éxito no puede ser el fin, ni debe ser condición, ni tan siquiera patrón de tus procesos creativos. No manda ese éxito, mandas tú.

Quisiera pensar que somos seres libres creando desde ambientes asépticos, sin normas ni prejuicios; puros en esencia, almas creativas… ¡dulce quimera!.

Quisiera obligar a mis fines, doblegar a mis metas, desordenar mis futuros éxitos, también desorientaros queridos mirones, caminar libre entre el principio y el fin de mis creaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *