Privilegio individual

Patrimonio universal que flota en el aire y vive en el tiempo, testigo de la genialidad del ser humano, susceptible de crear enemistades, enamorar, establecer tendencia, doblegar resistencias. No precisa de un receptáculo acorde, pues su magia puede tocar a cualquier ser pensante y derivar en genialidad casual. No obedece a patrón ni a regla conocida; no se puede cazar, retener o silenciar. Si algo es libre, es esto de lo que hoy os hablo.

creatividad

Es por tanto acto de fe para todo creativo, que debe ser referido para el quehacer diario, bienvenido a toda hora, provecho para nuestra comunicación artística, verbal, visual, emocional; adorno de nuestro lenguaje profesional, aliento para nuestras almas.

Como la suerte o el amor precisa de factores aleatorios, de procesos químicos, emocionales, del destino de dos o más cosas o personas. Su consumación no es más que un encuentro casual y no por esperar vendrá, y no podemos dedicarle nuestra vida pues no nos devolverá la dedicación. Ha de ser segunda opción, privilegio aceptado, siendo deseo en el edificio de enfrente, tirando del vello en mitad de una sinfonía, que vive en lo que atrapa tus sentidos y se va. No lo dudes, se irá.

 Asenjo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *