Nietzsche, Darwin y el éxito…

Saludos queridos mirones:

¿Qué es el éxito en realidad?

En menuda empresa me he embarcado con la preguntita, ya que resulta ser una de esas del “millón”, de las que se sueltan al aire, así, en plan retórico, y que pintan un aura sutil e interesante alrededor de la autora de la cuestión, y digo autora porque fue una mujer, motivada por mi artículo “El fracaso… ¿Qué haces quieto mirando esa pared?.

ADAPTACION

Voy a ser literalmente agresivo, así que es posible que hiera alguna sensibilidad; pero la provocación es la madre del debate, y éste la antesala del conocimiento. Así pues:

Piensen conmigo, queridos mirones, y concéntrense en estas palabras:

¿Sobre cuál ubicarían el éxito en esta cadena?

Control, supremacía, consecución, conquista, beneficio, reconocimiento, satisfacción, felicidad…

Podemos definir el éxito como la consecución de una tarea o proceso pretendido y así llenar nuestra vida de éxitos….. pero cuando nos referimos al éxito pleno, personal o profesional, pensamos en cosas como la fama, la eterna felicidad o la acumulación de enormes riquezas. En mi opinión, todo esto es, al menos, incierto.

Comenzaré por contaros lo que para mí no es el éxito…

No es la acumulación de beneficios o riquezas, que bien podía ser una consecuencia del éxito.

No es la consecución de una tarea pretendida, como muchos pensáis, pues eso entraría en lo que denomino como “logros”, y en la misma categoría que los fracasos.

Y por supuesto, no es la felicidad, que navega en ámbitos próximos a los procesos químicos.

Además, cometemos el error de asociar el éxito al reconocimiento y la satisfacción de los demás, llenando de condicionantes el camino a recorrer y su propia perpetuación. Personalmente creo que el éxito es en esencia soberano y debe librarse de esa clase de ataduras en el camino a su consecución. Pero ese no es el tema que nos ocupa hoy…. y no todos tendremos sed de esta clase de éxito a lo largo de nuestra existencia.

La conquista del éxito

He hablado con Darwin y Nietzsche (privilegios de estar loco) y he resuelto mi definición del éxito, desgajando y escogiendo pinceladas e ideas que creo útiles en mi disertación. Centraré esta idea en el individuo, pero podemos trasladarla a un colectivo, con ciertas salvedades y teniendo en cuenta la necesidad de una figura individual, líder y génesis.

DarwiNiezscheWeb

Partiré del “superhombre” de Nietzsche, como ser humano inteligente y hacedor de su futuro, que lucha por superarse a si mismo. Ahí empieza la conquista del éxito; como superación mediante el intelecto, hacia la mejor versión posible de uno mismo que le permita su inteligencia y, porqué no, sus aptitudes físicas.

La ruptura de los muros de la ignorancia nos hace libres y osados poderosos. Por tanto, creo en el cultivo del conocimiento y el cuerpo en la lucha por el éxito personal, y en cualquier ámbito social y profesional.

Habéis leído bien, he dicho “lucha” que resulta ser contra uno mismo y su entorno; y esto me lleva a Darwin y a utilizar su teoría evolutiva para reconocer el camino al éxito como la competencia mediante la adaptación, por la supervivencia y la supremacía, en nuestro inexorable proceso evolutivo.

Me atrevo a afirmar que el éxito no es consecución, sino conquista; y es la consecuencia de sobreponerse a la mediocridad, alimentándose de ésta y sometiéndola. Y es que el éxito es vencer en nuestro entorno mediante las armas que la naturaleza nos ha dado; evolucionando, adaptádonos y creando asociaciones de valor, bien en lo más básico, o en la cota intelectual más alta.

Por tanto, el éxito no es amable; y si bien es anhelado y aplaudido, de la misma forma es envidiado de forma insana, y atacado por la competencia que optó u opta a esa parcela evolutiva. Y no nos engañemos; la naturaleza del éxito conlleva la desaparición o el sometimiento de esa competencia para poder perpetuarse. No seremos siempre nosotros los actores conscientes, lo serán las leyes naturales de la evolución.

Simplificando, y para no asustaros, también pienso que hay un éxito básico que cubre las necesidades alimentarias, intelectuales, sociales, de indumentaria, emotivas, de seguridad, tranquilidad…. que son pilares principales de nuestro éxito como seres humanos. En este sentido, ese es el éxito al que todos debemos aspirar. Así pues, también me sirve esta definición de Ana Pajares :

” El exito es alcanzar tus objetivos y dormir tranquila 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *